Formación espiritual ignaciana

Dios nos ama y nos llama a amar. Dios desea que crezcamos continuamente para lo que hemos sido creados. Experimentamos esta llamada al amor como un deseo de buscar una experiencia de vida y de fe más profunda y significativa. LIS ofrece oportunidades de Formación Espiritual Ignaciana como un camino para discernir y desarrollar los dones que Dios nos ha dado, y para actualizar la llamada de Dios al amor en nuestras vidas.

 

Más allá de profundizar en la experiencia espiritual individual, la formación permite a las personas activas en el ministerio espiritual a descubrir y discernir una serie de formas de servir a la iglesia y a la sociedad, profundizando en sus capacidades para ser líderes laicos más eficaces en sus comunidades de fe.

 

mas información próximamente